Alvaro Urkiza

aurora boreal

Buscando la Aurora Boreal: al Círculo Polar Ártico en furgoneta

Para los amantes de los viajes, y en particular para los enamorados de la vida camper, la ruta boreal resulta una de las más atractivas y legendarias. Cruzar Europa desde España en furgoneta hasta llegar al Círculo Polar Ártico y disfrutar el espectáculo natural de la Aurora Boreal es una experiencia inolvidable. El viaje en si mismo, recorriendo con nuestro gato once países en un otoño espléndido, ya es un sueño hecho realidad.

Pero un viaje maravilloso como este requiere una buena preparación. En este artículo queremos condensar nuestra experiencia y ayudaros a planificar y realizar vuestra propia aventura boreal. Trataremos los temas prácticos alrededor del viaje y os contaremos lo vivido. ¡Adelante!

aurora-boreal-furgoneta
En el Círculo Polar Ártico
(Todas las fotos @alvarourkiza.net)

1- Viajar al Círculo Polar Ártico en furgoneta

Te has decidido, tienes tiempo y presupuesto: quieres hacer realidad el sueño de viajar en tu casa con ruedas hasta el ártico y ver las auroras boreales. Un viaje lleno de momentos y sensaciones únicas. Cultura, historia, paisajes, naturaleza… Europa se muestra de Norte a Sur en toda su belleza.

Antes de lanzarte a la ruta es conveniente que reúnas información útil. Conocer previamente algunas características del viaje te ayudará a disfrutar sin contratiempos esta maravillosa aventura. Guías, foros, webs de viajes, apps…todo suma. Nosotros vamos a desglosar por partes lo que consideramos más básico tras haber vivido esta experiencia, esperando que os sea útil.

aurora-boreal

1.1 La ruta

Para subir hasta el norte de Europa desde España hay varias rutas posibles. Depende del destino final que elijas y desde donde comiences el viaje. Noruega, Suecia y Finlandia son los países más accesibles para visitar en furgoneta y disfrutar las auroras boreales. En nuestro caso escogimos el norte de Finlandia, el lago Inari en el corazón de Laponia. La mayoría del itinerario que hicimos para llegar hasta allí es común al viaje a los otros dos países, así como los consejos que compartimos en este articulo.

Si escogimos Finlandia, el país de los mil lagos, fue por las ganas de conocerlo (ya habíamos visitado Noruega), porque implicaba atravesar también Suecia y así añadíamos un plus al viaje, y, muy importante, porque nos facilitaba regresar en una ruta circular por los Países Bálticos que evitaba volver sobre lo ya recorrido.

ruta-aurora-boreal

Salimos de la costa mediterránea, a medio camino entre Castellón y Tarragona, y subimos por el centro de Francia hasta el sur de Alemania. Desde allí atravesamos el país para llegar a Copenhague en el ferri que sale cerca de Hamburgo. Otro ferri nos pasó de Dinamarca al sur de Suecia, que recorrimos siempre hacia el norte para entrar en Finlandia y llegar a Laponia, a Inari.

Tras la experiencia de las auroras boreales regresamos disfrutando de Finlandia hasta tomar el ferri en Helsinki a Tallin, Estonia. Bajamos por Letonia, Lituania y Polonia. De nuevo entramos en Alemania pero por distinta ruta y visitamos Suiza. De allí, y otra vez a través de Francia, regresamos a casa. Un total de 11 países distintos, más de 10.000 kilómetros recorridos, tres ferris y un millón de sensaciones.

furgoneta-aurora-boreal
Finlandia

Empleamos 5 semanas en hacer el viaje, exactamente 38 días. Creemos que si dispones de menos tiempo es preferible que simplifiques la ruta y reduzcas las distancias. En cualquier caso, un mes nos parece lo mínimo para disfrutar este viaje y no sufrir por las prisas ni por exceso de horas al volante.

Las carreteras son en general muy buenas en todo el trayecto, y excepto algunas pistas maravillosas en parajes remotos del norte de Suecia y Finlandia, el resto fue muy cómodo. (¡eso si, ojo con los renos!)

aurora-boreal-furgoneta
Laponia

El tráfico en las autopistas españolas, francesas, suizas y alemanas puede ser denso pero discurre fluido. En los países nórdicos las carreteras son excelentes y los conductores muy tranquilos. Polonia es la excepción de la ruta, con carreteras en mal estado y conductores peligrosos. Los peajes de las autopistas en nuestra ruta solo se cobran en Francia, Suiza y Polonia. El resto de las grandes vías de circulación son gratuitas. Puedes comprobar los precios actualizados de los peajes de todos los países europeos aquí.

Como es lógico, debemos estar siempre atentos al volante, descansar lo necesario, llevar una furgoneta correctamente equipada para la ruta (ver siguiente bloque de consejos: la furgoneta), y ser precavidos con la meteorología. Nieve, hielo, niebla y lluvia pueden aparecer de vez en cuando. Es recomendable chequear las previsiones del clima para cada próximo día de viaje. También lo es planificar las etapas de conducción de tal manera que se evite viajar una vez ha oscurecido.

aurora-boreal-ruta
Lituania

Gps actualizado y buena conexión a internet, Google maps y un copilotaje activo ayudarán a que lleguemos sin contratiempos a nuestro destino, escojamos las mejores rutas y podamos escapar de obras, accidentes o atascos urbanos cuando visitemos ciudades. Conduzcamos sin prisas y disfrutando el camino, ¡esto no es un rally!

1.2 La furgoneta

Para un viaje así necesitamos tener a punto nuestra furgoneta camper. Revisar la mecánica y el funcionamiento de todos los dispositivos con un profesional antes de salir es fundamental. Para encarar una ruta tan larga y exigente cocina, frigorífico, boiler de agua caliente, placas solares y baterías son importantes. La calefacción es crucial, de ella depende que no suframos con los fríos del norte. Buenas luces, incluidas las de niebla, y estrenar limpiaparabrisas nos ayudará en los días con mala visibilidad.

Los neumáticos de invierno son obligatorios en los países escandinavos y equiparlos nos evitará sustos con el agua o la nieve. Además, los que se fabrican hoy en día pueden usarse perfectamente durante todo el año y en climas como el español. Nosotros optamos por los Michelin Alpin y estamos muy satisfechos. La tracción 4×4 no es necesaria pero seguro que amplía las posibilidades offroad del viaje.

aurora-boreal
Finlandia

Una bombona extra de gas si tenemos espacio puede sernos util ya que es un viaje largo y las botellas y boquillas de algunos paises son incompatibles con los sistemas  españoles. Lo mismo sucederá con el enchufe de la toma de electricidad exterior, que puede necesitar un adaptador (ver bloque de contenidos Consejos generales).

Dependiendo de lo manitas que seas, una buena caja de herramientas te puede ser útil. Aunque en este viaje estarás casi siempre cerca de talleres mecánicos y centros de caravaning para resolver emergencias. Pero no te arriesgues a viajar en un vehículo con posibles averías: ¡prevenir y salir con tu furgoneta bien a punto es la mejor herramienta!

furgo-auroras-boreales
Finlandia

1.3. Etapas y navegación

Dónde dormir y descansar en nuestras furgonetas es siempre importante. Nosotros no reservamos nada por adelantado, prefiriendo improvisar y adaptarnos al ritmo del viaje para decidir dónde y durante cuánto tiempo detenernos. Así lo hicimos excepto al llegar a Laponia, donde reservamos con una semana de antelación el bungalow igloo de Inari que sería nuestra base los 4 días que dedicamos a buscar auroras boreales. El resto, aplicamos el sistema de dejarse llevar, siempre sobre una ruta general y unos plazos de tiempo prestablecidos antes de salir.

ruta-boreal-furgoneta-aurora
Alemania

Es fundamental haber decidido previamente el destino y estudiado la ruta más conveniente hasta allí. El Google maps es la herramienta ideal que nos permite averiguar cuál es esa ruta y cuántas horas de conducción y kms nos costará llegar. Con esa información podemos dividir el viaje en etapas aproximadas, con paradas donde alcance nuestra capacidad y ganas de conducir y según el atractivo de esos lugares. Nosotros optamos por una media de 350/400 kms de volante los días de ruta (¡aunque también pegamos algún tirón de mas de 600 Kms!) y a veces paramos durante dos o tres días en lugares que nos parecieron interesantes.

furgoneta suecia
Suecia

Antes de salir curioseamos en la red los atractivos en la ruta hasta Inari que nos dio Google Maps. Así fuimos dibujando un itinerario aproximado y flexible que después fue la base de la mayoría del viaje. Hicimos coincidir las paradas con rutas en bicicleta, parajes naturales o ciudades con encanto, teniendo ya una idea orientativa de las posibilidades de pernocta aunque sin cerrar ninguna. Dependiendo de nuestras necesidades y posibilidades, ya en el viaje, escogíamos un área AC, un camping o acampábamos libremente, usando el Google Maps y la app Park4night para buscarlas, las herramientas de navegación imprescindibles.

1.4 Acampada libre, áreas AC y campings

A la hora de elegir donde pernoctábamos en la ruta, buscábamos un lugar que reuniese las condiciones que necesitásemos en ese momento del viaje. Puede que estuviésemos abastecidos de todo y solo deseásemos descansar en un lugar aislado y bello aunque no tuviese ningún servicio. O puede que hiciese falta vaciar el poti o las aguas grises, cargar las bicis eléctricas o lavar ropa. Dependiendo de eso y del abanico de distintos lugares de pernocta que nos diesen Google y la app, más algún consejo de amigos y la intuición, elegíamos donde dormir cada noche.

pernocta furgoneta viaje a laponia
Finlandia

Nuestra filosofía personal es buscar siempre lugares tranquilos, en la naturaleza, donde sentirnos a gusto y donde el gato pueda estar suelto como a él le gusta. Por ello no acostumbramos a ir a grandes campings con muchos servicios donde las pequeñas parcelas de campers y autocaravanas están marcadas y cercanas y todo muy organizado. Esos pequeños «pueblitos» donde hay supermercado, piscina y campos deportivos, parque infantil, guardería, restaurantes y hasta spa, tienen de todo menos paz e intimidad.

Si hemos de ir a un camping preferimos los pequeños y rústicos, granjas o asentamientos sin parcelar en la naturaleza y donde escoges libremente tu lugar de acampada. Son sitios con servicios mucho mas básicos pero sin multitudes y en entornos preciosos. Y esos campings, con más belleza y sensación de libertad que muchos free spots, existen, sobre todo en el norte de Europa.

Suecia

La acampada libre también es una buena opción en esos países, siempre respetando las normativas y cuidando del lugar que nos acoge. Nosotros encontramos varios rincones encantadores donde descansar una o incluso dos noches en los alrededores de parques naturales, en bonitos puertos deportivos, granjas y parkings gratuitos. La búsqueda de lugares nuevos es una alternativa que tiene sus recompensas, aunque a veces pueda resultar dura.

Si necesitamos algún servicio en una parada técnica de aprovisionamiento y vaciado y no queremos pasar por los tramites de buscar, registrarse y pagar un camping, o no encontramos uno adecuado, las áreas AC son la solución. Hay abundantes y muy bien montadas en casi todos los puntos de la ruta e incluso algunas están en lugares muy bonitos. Resultan ideales para una noche de ruta y para visitar los cascos históricos de las ciudades.

aurora-boreal
Inari, Finlandia

Recordemos también que estamos de vacaciones y no hemos venido a sufrir: si nos cansamos de la furgo o queremos cambiar de rutinas, los hoteles están ahí. Un par de noches de hotel pueden ser un cambio atractivo que enriquezca el itinerario. Nosotros pasamos cuatro noches en un bungalow a orillas del lago Inari, el punto más frío del viaje, y disfrutamos mucho ese paréntesis de la carretera.

Es importante recordar que es temporada baja y muchos campings y áreas Ac están cerrados en otoño e invierno. Deberemos cerciorarnos con antelación de su disponibilidad. Es una gestión diaria más comprobar lo que la red dice (muchas veces erróneo) y confirmarlo por teléfono. Para nosotros compensa investigar diariamente la navegación por los descubrimientos que trae cada nueva etapa y la sensación de libertad. ¡Pero cada cual elige su manera de viajar!

Suiza

1.5 Consejos generales

Al planificar un viaje como este surgen multitud de dudas que intentaremos solventar en lo posible. Si tenéis alguna cuestión más, podéis dejarla en comentarios y trataremos de resolverla. Aquí vamos a hablar de temas básicos como la comida, el combustible, el dinero o los idiomas, entre otros.

El dinero, la moneda en circulación durante toda la ruta excepto en Dinamarca, Suecia, Polonia y Suiza, es el euro, pero podrás pagar siempre con tu tarjeta sin tener que comprar otras divisas. Los cajeros abundan y funcionan con nuestras tarjetas de crédito, cobrando, eso si, la comisión de cada entidad. Llevar algo de efectivo es muy recomendable. En algunos campings y sitios pequeños no aceptan tarjetas.

alemania-ruta-boreal
Celle, Baja Sajonia, Alemania

Los usos horarios cambian a una hora más cuando entras en Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania, siendo el resto del viaje los mismos que en España. Los habitantes del norte de Europa madrugan mucho, comen temprano y ligero y cenan al atardecer. Esto es importante sobre todo para adaptarnos a los horarios de los restaurantes y tiendas, incluidas las recepciones de los campings y áreas AC, que normalmente cierran muy pronto.

Los restaurantes son caros por lo general. Hay menús económicos en bares de carretera y cadenas de comida rápida, pero los restaurantes no son baratos y aumentan de precio según subes más al norte. Si os dais un homenaje de carne de reno y frutas del bosque en el ártico no os recomendamos pedir vino… ¡una botella de tinto del Priorat que en España no llega a 20 euros costaba 70 en Laponia!

La comida y bebida va aumentando de precio, al igual que el combustible, cuanto mas te acercas al ártico. La carne y fruta y el gasoil (casi dos euros/litro) son muy caros en Escandinavia. Nosotros llevamos provisiones de embutidos al vacío, vino, salsas y conservas que nos dieron mucha vida además de ahorrarnos bastantes euros. El agua sin gas embotellada desaparece de los supermercados a partir de Alemania y deberás conservar envases de plástico para rellenarlos en grifos de agua potable durante la ruta.

Höga Kusten, Suecia

Los supermercados están bien surtidos de productos de todo el mundo y comida para llevar que te saca de muchos apuros si andas con prisa. Algunos tienen área de vaciado y llenado para tu camper, lugares donde dejar la basura ya que las papeleras y basureros públicos escasean, y gasolinera, así que son paradas técnicas óptimas. El alcohol se vende en tiendas aparte de los super normales en la mayoría de los países y es mucho más caro que en España.

Los idiomas locales varían constantemente: danés, alemán, sueco, finlandés, letón, lituano, polaco, francés, estonio… pero el inglés, que habla casi todo el mundo excepto en España, Polonia y Francia, sirve para comunicarse sin problemas. El traductor de Google ha incorporado una cámara que lee y traduce sobre la imagen y nos sacará de apuros cuando tengamos que traducir algún texto (carteles, menús, etiquetas de productos) o no compartamos el inglés con nuestros interlocutores.

Los enchufes eléctricos y las boquillas del gas cambian y es necesario llevar un adaptador como este que acoplar a nuestro cable eléctrico para cargar la furgoneta. Las pantallas solares funcionan, pero a veces, con consumo extremo y nada de sol, es necesario enchufarse en algún sitio para hacer funcionar los ventiladores de la calefacción o cargar las e-bikes, por ejemplo.

Keuruu, Finlandia

La ropa necesaria es variada, como los climas por los que pasaremos. De ropa otoñal ligera a ir aumentando capas para soportar el frío boreal. Usaremos guantes, botas, gorros, cortavientos y plumas, bragas para el cuello, impermeables y ropa interior térmica. Consulta las previsiones meteorológicas en destino antes de cerrar la maleta. Muchos lugares alquilan y venden ropa y botas de nieve en caso de que la que llevas sea insuficiente.

La única documentación necesaria es tu DNI, los papeles del vehículo en regla, con la carta verde del seguro internacional, y los certificados de vacunación COVID. La Tarjeta Sanitaria Europea también es recomendable. Contratar un seguro privado de viaje no sale excesivamente caro y, aunque es mejor que no tengas que usarlo, estará ahí si surgen problemas.

Parque Nacional Skuleskogen, Suecia

2.- La Aurora Boreal: dónde, cómo y cuándo

Las auroras boreales son un fenómeno espectacular y único. Para disfrutar las Northern Lights, como las llaman allí, deben darse una serie de factores. Normalmente permaneceremos poco tiempo en el lugar de avistamiento, así que es conveniente «afinar» para que tengamos éxito. Si no podemos ver una aurora boreal no desesperemos, habrá otras ocasiones y la experiencia del camino es el verdadero destino del viaje.

En el norte de Finlandia se aseguran más de 200 noches al año con auroras visibles. Hay una posibilidad alta de ver las auroras desde septiembre hasta abril. Pero la más alta se da de diciembre a marzo, en los meses mas fríos, igual que en la mayoría de las zonas de Noruega o Suecia. Nosotros tuvimos suerte y las vimos a mediados de Octubre.

aurora-boreal
Inari, Finlandia

Para  disfrutarlas es necesario llegar al círculo polar, a una zona sin contaminación lumínica, lejos de ciudades, carreteras o fábricas, con un amplio horizonte y a poder ser cerca de un lago (el agua reflejará las luces de las auroras). Una noche despejada, sin excesiva nubosidad, dos horas antes de la medianoche y las dos siguientes, al parecer las mejores para avistarlas. Deberemos ir bien abrigados, sin escatimar «capas», pues estaremos al aire libre y seguramente bajo cero.

aurora-boreal
Lago Keuruu, Finlandia

Paciencia y a disfrutar el momento, pues a veces se hacen de rogar. En noches seminubladas pueden aparecer unos instantes. Se mueven y cambian de forma, lugar y hasta de color delante de nosotros. Es posible que cuando son menos intensas solo puedas distinguirlas a través de las fotos y que su brillo y colores no se muestren a los ojos al principio, hasta que tu vista se acostumbra. No hay una noche de auroras igual a otra y eso forma parte de la enorme emoción de ir en su búsqueda y conseguir verlas.

lago-finlandia-aurora-boreal
Inari, Finlandia

Fotografiar una aurora boreal no es fácil pero tampoco imposible. Necesitas un trípode para exposiciones largas de alrededor de 20 segundos y un ISO de 400 a 800 para captarlas bien. Baterías de repuesto para poder hacer muchas pruebas/error, que al final es la mejor manera de conseguir buenas fotos. Los teléfonos móviles no sirven para reflejar la belleza de las auroras, incluso descargando apps de pago que prometen que lo lograrás (¡te lo decimos de buena tinta!)

Existen apps de previsiones de avistamiento de auroras que pueden serte de ayuda, como aurora service eu.  Ellas te indican las probabilidades de que sean más o menos visibles en tu zona y hasta tienen un servicio de alertas que te avisa al móvil. Usando todos estos consejos es muy posible que disfrutes del increíble espectáculo de una aurora boreal en el círculo polar ártico.

auror-boreal
Inari, Finlandia

3.- Viajar y COVID (2021)

Nuestro viaje a través de 11 países se ha desarrollado entre finales de septiembre y primeros de noviembre del 2021. La pandemia repuntaba de nuevo por los no vacunados y sobre todo en el este de Europa y Alemania. Para viajar hemos tenido que adaptarnos a las medidas COVID de cada país y tomar nuestras propias precauciones. Os contamos la situación pero será necesario que comprobéis la actualización en el momento en que viajéis vosotros.

aurora-boreal
Skuleskogen, Suecia

Salimos de España con nuestras pautas de vacunación completas y con los certificados descargados en el móvil con su código QR. Estos certificados de vacunación en el teléfono fueron los más usados en la ruta y tuvimos que mostrarlos en bastantes ocasiones. En restaurantes de Estonia, Finlandia o Alemania, por ejemplo, te los pedían si querías comer dentro y no en las terrazas. Conviene llevarlos a mano al registrarse en algunos campings, visitar museos o embarcar en un ferri.

En general, y excepto en Suecia y Dinamarca, donde las medidas eran casi inexistentes y ni se usan mascarillas en lugares cerrados, las medias son similares a las de España: mascarilla en recintos bajo techo, distancia de seguridad mínima, higiene de manos, etc. No hemos tenido restricciones especiales o lugares vetados por la COVID en todo el viaje, y siguiendo el sentido común no tendrás problemas.

frodo-gato-viajero-aurora-boreal
Frodo, Finlandia

4.- Viajar con un gato

Sabemos que no es muy habitual, pero es nuestro caso y el de cada vez más viajeras. Hemos hecho muchos miles de Kms con nuestro amigo Frodo y disfrutado juntos de momentos geniales. Ya no concebimos viajar sin él. Así que vamos a condensar los consejos que nos parecen mas importantes para viajar con tu gato

Creemos que lo primero es acostumbrar poco a poco a tu gato a la furgoneta, y cuanto más joven mejor. Con Frodo comenzamos por dejarla abierta con el motor parado y meternos dentro para que identificara los espacios y se relajase cuando tenía un par de meses. Después arrancamos el motor y estuvimos recogiendo, limpiando o descansando con normalidad hasta que se tranquilizó ayudado también por la presencia de sus juguetes.

frodo-gato-furgoneta
Frodo en Córcega

De ahí, ya habituado a la furgo y al ruido del motor, dimos los primeros paseos cortos con Frodo metido en su mochila trasportín. Maullaba un poco pero pronto dejó de hacerlo. El primer viaje de una noche fuera le encantó, y pasear y explorar el lugar de pernocta atado a su cómodo arnés con la correa extensible de 8 metros fue toda una experiencia. Poco a poco fuimos ampliando los periodos de viaje y su reacción no pudo ser mas favorable.

Una expedición de 20 días a Portugal cuando tenía menos de un año nos confirmó todo esto y además nos hizo atrevernos a dejarlo suelto (con el arnés o collar que llevan su nombre y teléfono por si acaso y el microchip con toda la info) y sólo en entornos seguros, sin perros, tráfico o peligros potenciales. Frodo se siente una pantera subido a los árboles, cazando alguna pieza, explorando nuevos territorios, escondiéndose y vigilándonos desde la espesura…

Frodo explorando su furgo

Es recomendable no perderlo de vista y saber siempre donde está cuando lo sueltas. Enseñarle a asociar un ruido como agitar su pienso en un bote para que vuelva puede funcionar, pero la mayoría de las veces él mismo regresa solo o se deja abrazar y traer de vuelta a la furgoneta, que le da seguridad. No recomendamos dejarlo suelto por la noche pues se activa mucho y puede que no regrese cuando tu quieras cerrar el portón e irte a dormir…

En la furgoneta el gato elige, como en casa, sus espacios favoritos. Tiene su platito de agua y comida en un rincón especial y su arenero detrás del asiento del conductor, bajo el volante. Si en casa es importante tener su arenero limpio, en el vehículo aun más, aunque a menudo hace sus necesidades en el campo. Cuando se quede solo en la furgo en lugares fríos deja la calefacción encendida. No esta de más límarle un poco las uñas para que no destroce la furgoneta cuando se estrese en las etapas mas largas.

Frodo-gato-viajero
Frodo estrena jardín en cada parada

Frodo viaja vacunado y desparasitado y con la cartilla sanitaria que lo acredita. Incluso con un Pasaporte Sanitario Europeo que te sella la veterinaria. Nunca nos lo han pedido hasta ahora. En los ferris más largos, como el que nos llevó a Córcega, elegimos tomar un camarote y pasar la noche juntos. Los ferris en este viaje son breves, por lo que le dejamos calentito y tranquilo en su casa en la bodega del barco.

Así que, aunque son sin duda animales territoriales y de rutinas, los gatos se adaptan perfectamente a viajar en camper, sintiendo la furgo como su casa y refugio, donde viven con sus humanos, y con el extra de nuevos y estimulantes lugares donde tener aventuras en cada parada. ¡Gatos viajeros, gatos felices! (Por cierto, Frodo insiste en que comentemos que tiene su propio feed de Instagram, frodo_thelovelycat, donde podréis ver más de sus aventuras.)

Frodo-familia-artico--aurora-boreal
Frodo y familia en el Círculo Polar Ártico

5.- Nuestro viaje

Vamos a hacer un breve resumen con palabras e imágenes de las etapas principales del viaje. Creemos que puede ser útil mostrar por dónde pasamos, dónde dormimos, las incidencias de la ruta o los lugares que más o menos nos gustaron. ¡Adelante!

5.1 España – Francia

Tras la preparación de todo lo necesario, ya dispuestos y con la furgo cargada de provisiones, gasoil e ilusión, salimos una mañana de casa en dirección Francia bordeando el corredor mediterráneo. Nuestra idea era parar antes, pero la excitación y las ganas de carretera nos llevaron hasta un bonito pueblo a orillas del río Ródano, Tournon sur Rhone, donde llegamos ya anocheciendo tras ¡750 Kms de ruta!. Dormimos en un pequeño camping en el rio rodeado de bosque que buscamos sobre la marcha con Google y Park4night.

via-verde-francia--aurora-boreal
Cluny, Borgoña, Francia

Al día siguiente nos dirigimos a una bonita vía verde cerca de Cluny (Voie verte Charnay-les-mâcon) donde cogimos las bicis y disfrutamos de una excursión maravillosa pedaleando 40 Kms hasta la famosa Abadia de Cluny, atravesando viñedos y campos soleados, todavía más veraniegos que otoñales. Ese mismo día, y tras solo una parada técnica en la autopista, entramos en Alemania.

5.2 Alemania

Nos apetecía llegar pronto a Alemania para poder explorarla con tiempo. Llegamos de noche a la primera parada en la capital de la Selva Negra, Friburgo. Allí escogimos una área AC muy bien montada en las afueras del casco histórico, al lado del tranvía y el carril bici. Opción perfecta para visitar esta preciosa ciudad universitaria con un centro medieval muy cuidado y peatonal. Solo los tranvías, ciclistas y paseantes en un genial ambiente sin humos ni coches que se repetiría a partir de ahí en todas las ciudades con encanto que visitamos.

friburgo-aurora-boreal
Friburgo, Alemania

La Selva Negra es una conocida cordillera del sur de Alemania llena de bosques y pueblecitos preciosos. Es una zona turística pero que conserva su esencia natural y campesina. Buscamos una base desde donde explorarla en bicicleta por sus abundantes (que envidia!) vías ciclables y estuvimos un par de días recorriendo desde Schiltach a Gegenbach en las e-bikes, usando también el tren de cercanías en el que puedes llevar las bicis. ¡Preciosa experiencia!

aurora-boreal-selva-negra
Schiltach, Selva Negra, Alemania

Tras dejar la Selva Negra y en el camino al ferri que nos llevaría a Dinamarca visitamos dos pequeñas y bonitas ciudades: Alsfeld, en la región de Hesse, y Celle, en Sajonia. Las dos son una muestra perfecta de casas con vigas de madera multicolores, edificios medievales bien conservados, callejuelas empedradas y una átmosfera como de cuento.

Deliciosos paseos andando y en bici en las dos, destacando en Celle sus maravillosos parques en pleno otoño y la ciclabilidad de toda la población, que tiene hasta hinchadores públicos gratuitos en las calles para las ruedas de las bicis.

aurora-boreal-furgoneta
Celle, Sajonia, Alemania

Tuvimos mucha suerte con el clima: sol y un otoño dorado nos acompañaron todo el camino hasta Puttgarden, donde dormimos a orillas del Báltico para tomar el Ferri a Dinamarca. Destacaríamos de Alemania lo furgo-friendly que es, con multitud de áreas AC y campings estupendos, lo cuidado de la naturaleza y pueblos, las increíbles rutas de bicicleta por todas partes y, como no, la riquísima cerveza. A la vuelta recorreríamos otra ruta por el país bajando a Suiza que resumimos mas adelante. ¡Prosit!

5.3 Dinamarca

En solo 50 minutos cruzamos a Dinamarca en el ferri, con el Báltico agitado y mal tiempo que nos acompañaría hasta Copenhague. La base para conocer esta ciudad fue una elección afortunada: encontramos un camping a 7 Kms del centro, con carril bici y transporte público hasta allí y dentro de un antiguo fuerte de defensa danés. Amurallado, con cañones, foso y al borde del mar, es uno de los sitios más curiosos donde estuvimos en este viaje y una opción perfecta para conocer Copenhague si viajas en furgoneta. Es el Camping Charlottenlund Fort.

Dinamarca-aurora-boreal

La habitabilidad y belleza de la capital danesa nos sedujeron. Transporte publico abundante, verde y gratuito. Carril bici por todas partes, con su propias señales y semáforos, hasta en el mismo centro de la city. Parques y jardines muy numerosos y la preciosa zona de los canales, cercana a la insurrecta Christiania, un barrio autogestionado que merece la pena recorrer a fondo.

La bicicleta es el vehículo principal del 50% de los habitantes de Copenhague. La tolerancia, la falta de crispación, la responsabilidad social, la limpieza y la alegría pintada en las caras son sus señas de identidad. La atmósfera de esta ciudad es muy agradable. Volveremos.

5.4 Suecia

Otro ferri y estamos en Suecia. Suecia tiene casi 1.600 Kms de distancia de sur a norte así que, con paradas técnicas en áreas AC bien equipadas o en puntos de acampada libre, la atravesamos a buen ritmo hasta Uppsala, una ciudad universitaria maravillosa, tranquila y romántica. Seguimos el rio que la atraviesa en bicicleta y disfrutamos de un paseo encantador teñido de los ocres y rojos del otoño nórdico.

upsala-aurora-boreal
Uppsala, Suecia

Tras Uppsala nos detenemos en el Parque Nacional de Skuleskogen, un paraíso natural en medio de la zona de Höga Kusten, Patrimonio de la Humanidad. Bosques de abetos, robles, abedules, castaños, todos mostrando un abanico de color espectacular en suaves montañas de menos de 300 metros. Musgo, riachuelos y lagos, pasarelas y puentecillos peatonales, senderos al borde de playas de arena en la costa báltica. ¡Y sol!

Ya cerca de la frontera norte con Finlandia visitamos el «pueblo iglesia» de Gammelstad, una curiosa agrupación de más de 400 casitas de madera construidas antiguamente como segunda residencia cerca de la parroquia y que ahora se mantienen habitadas. Con este tipo de asentamientos la población dispersa del norte de Suecia podía asistir a los eventos comunitarios como bodas, bautizos o fiestas religiosas y relacionarse.

Atravesar la línea del Círculo Polar ártico es un hito del viaje que vivimos justo antes de despedirnos de Suecia. En medio de ninguna parte nos parece ver un cartel que indica que la hemos traspasado. Regresamos, foto de rigor y seguimos adelante. ¡Las auroras nos esperan!

aurora-boreal
En el Círculo Polar Ártico

5.5 Finlandia norte – Las auroras

Entramos emocionados en Finlandia, en las tierras del pueblo Sami. Laponia suena a frontera y a zona salvaje. Y así es: las carreteras se vuelven muy sencillas, enormes rectas rodeadas de bosque cerrado y renos que se cruzan en manada. Se pierde la cobertura telefónica y de internet, no hay poblaciones o señales de tráfico, cables de electricidad o gasolineras en muchos Kms. Solo ruta por delante y ganas de recorrerla.

aurora-boreal-Finlandia
Laponia, Finlandia

Como ya comentamos, nuestro destino es Inari, un pueblito Sami de 200 habitantes a orillas del lago del mismo nombre, en el corazón de Laponia. Allí cambiamos la furgoneta durante 4noches por la experiencia de un iglú de madera con el techo acristalado en el hotel Wilderness Inari.

aurora-boreal

Desde nuestra base exploramos los alrededores, los bosques y lagos donde, por la noche, veremos la tan ansiada aurora boreal. Nieve, sol, silencio… Naturaleza ártica en estado puro.

5.6 Finlandia centro y sur

De nuevo en la furgo, bajamos sin prisas visitando la zona de Ivalo y Rovaniemi («hogar» de papá Noel…), para salir de Laponia en Oulu, otra vez en la bonita costa del Báltico. De allí nos dirigimos al interior, a Keuruu y su extraordinario lago, donde los paseos en bicicleta han sido los más extremos en cuanto a frío de este viaje. ¡Pero merecieron la pena!

Bajamos, tras visitar la pintoresca Naantali y sus bellas casas de madera, al enorme archipiélago de Turku (más de 20.000 islas) y la reserva natural. Desde nuestro campo base en la preciosa isla de Kuusisto, pedaleamos a otras islas como la de Pargas por las absolutamente envidiables vías y puentes verdes para peatones y bicicletas que las conectan.

5.7 Países Bálticos y Polonia

El último ferri de este viaje nos cuza de Helsinki a Tallin, capital de Estonia y ciudad que elegimos visitar con calma. La Perla del Báltico hace honor a su nombre y nos regala un día de sol radiante para lucir toda la belleza de su vieja ciudad amurallada.

Salimos de Estonia y atravesamos Letonia rápidamente ya que Riga está en peligro de ser cerrada y confinada por el repunte del COVID 19. Vamos a disfrutar directamente de otra belleza del trayecto, Vilna, Vilnius, la hermosa capital de Lituania. Arte e historia de la mano en una ciudad mágica y con un barrio «independiente» rodeado de agua y parques, la república de Uzupio, que tiene su propia constitución expuesta en la calle en 26 idiomas.

Polonia es un país con varias crisis graves en el momento en que lo atravesamos y el que mantiene más atmosfera post soviética de entre todos los del viaje. Malas carreteras, conductores peligrosos, suciedad y fealdad en una nación con mala suerte y malas caras. Los parques de Varsovia casi nos convencen de lo contrario por su vegetación otoñal y sus carriles bici, pero salimos rápido en dirección Alemania.

5.8 Alemania y Suiza

Esta vez escogemos una ruta diferente de la anterior al atravesar Alemania de regreso a casa, pasando por Dresde, Heidelberg y Nuremberg. Disfrutamos especialmente paseando Heidelberg de arriba abajo en bici, otra ciudad universitaria, vital, histórica, fluvial y hermosa.

Heidelberg, Alemania

Una sorpresa inesperada nos lleva al corazón de los Alpes Suizos. Una empresa vasca, Wavegarden, ha construido una piscina de olas para el surf rodeada de montañas de 3.000 metros en un espectacular valle a orillas del río Rhone (Ródano) en el pueblito de Sion, Alaïa Bay. Aprovechamos para conocer un poco Suiza y surfear en la wave pool. ¡Toda una experiencia!

Alaia Wavegarden, Suiza

5.9 Francia y regreso a casa

Bordeando el espectacular lago Lemán, tomamos camino a Francia, donde descansamos cerca de Avignon, en una bonita zona de viñedos. Al día siguiente, el número 38 de nuestro viaje, cruzamos los Pirineos y llegamos a casa en pocas horas. Los tres un poco aturdidos al apagar el motor en nuestra puerta tras una experiencia tan alucinante. Y ya pensando en la siguiente aventura.

Si te ha gustado, aquí tienes un completo reportaje del Viaje a Nueva Zelanda en furgoneta, mas de 40 días y 8.000 Kms de experiencia condensados en un articulo con los consejos y detalles más importantes para vivir esa inolvidable aventura. Un saludo y ¡Nos vemos en la ruta!

  • viaje-aurora-boreal
  • frodo-gato-furgoneta
  • viaje-aurora-boreal-uppsala

Si te ha gustado, compártelo:

Deja un comentario

error: Contenido protegido :)
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad