Alvaro Urkiza

Literatura y Arte

Letras, imágenes, voces

Reseñas y recomendaciones de libros, cine, música o artes.  Apuntes vitales de autor@s únicos. Sensaciones alrededor del hecho artístico, los creadores y sus manifestaciones.

Artículos destacados

Vernon Subutex, la serie

La serie francesa Vernon Subutex, solo 9 episodios de 35 minutos basados en el libro de Virginie Despentes y que …

Leer más →
El Barón Rampante de Italo Calvino me parece un libro delicioso y altamente recomendable. Sus amenas 240 paginas ofrecen múltiples lecturas, todas afortunadas. Es una magistral novela de aventuras, un motivador canto en defensa de la naturaleza, un vívido y humorístico retablo histórico de Italia y Europa en una época apasionante y también una bonita historia de amor. Pero, sobre todo, El Barón Rampante representa el alegato por la libertad personal mas lúcido, tierno e imaginativo de la literatura del siglo XX y nos presenta a un protagonista maravilloso, el Barón Cosimo Piovasco de Rondó, que llega a nuestras vidas para quedarse. Mezcla a un tozudo y rebelde Principito de Saint-Exupéry con un arbóreo Robinson Crusoe, a un filosofo ilustrado como Voltaire con un filántropo que se vuelca ayudando a la comunidad y al mismo tiempo es un eremita que elige vivir al margen de ella. Eso y mucho más es el inolvidable Barón Cosimo. Comienza la peripecia de Cosimo con una escapada en pos de la libertad. Un baroncito pre adolescente se rebela ante la tiranía paterna y huye de casa. La búsqueda de independencia juvenil es un clásico atractivo en el imaginario colectivo. ¿Quién no ha soñado a esas edades con escapar del yugo familiar, de la escuela y las obligaciones impuestas para hacer, decir, comer lo que desea? Si ademas esos sueños de libertad se hacen realidad, como en este caso, subiéndose a la infinita copa de los arboles y se decide y se cumple el vivir y no bajar nunca de esa república arbórea, la aventura se torna aún más atractiva. Con el tiempo, Cosimo se adapta perfectamente a la vida en las ramas en la frondosa Liguria del norte italiano a finales del SXVIII, deambulando de un lado a otro de la región sin tocar jamás el suelo. Un vasto entorno campestre preindustrial, donde los arboles de todas las especies y tamaños tapizan la mayoría del mundo, es su hogar. En la atura y entre las hojas, el barón sofistica utensilios y maneras de obtener y cocinar alimentos, vestirse, calentarse o dormir. Vive un idilio apasionado durante muchos años con su vecina, lleno de altos y bajos, encuentros y desencuentros, intensidad y profundidad sin par. La lectura, que pronto se convierte en su gran pasión, le permite obtener conocimientos muy avanzados en todas las ramas técnicas y del pensamiento. Es un intelectual de su tiempo que se cartea de igual a igual con los más importantes ilustrados de Europa. Pero desde esa autoridad académica y esa actitud excéntrica, Cosimo no se aísla de los demás sino que se involucra en sus vidas pretendiendo y consiguiendo ayudar en los mas variados menesteres. Constituye un ejemplo de intelectual comprometido con la sociedad en la que vive: un espíritu libre, un inconformista, pero no un individualista. Testigo y protagonista de episodios históricos clave, desde enormes incendios a la revolución francesa, de ataques piratas a la invasión de los ejércitos napoleónicos, Cosimo nos lleva de la mano por un mundo en rápida transformación pero nunca deja que perdamos de vista la importancia de la naturaleza, el eje de la vida y el sustento de toda civilización y sabiduría. En las páginas de esta gran novela sentimos a través de las peripecias del Barón la importancia de la libertad individual, la búsqueda de la independencia vital, la defensa de la propia opinión y el derecho a la discrepancia frente a la imposición de lo general. Al mismo tiempo también entendemos el dolor de cierto grado de soledad, la necesidad humana de socializar, de relacionarse con los demás, de establecer vínculos con la comunidad. Aprendemos muchas cosas junto al Barón de Rondó. El Barón Rampante, desde su inicio al apoteosico y coherente final, es una de las fábulas que más me han hecho disfrutar. Lo leí por primera vez tomándolo prestado de la biblioteca de mis padres casi con la misma edad que el protagonista al comienzo de la novela, recomendable por otro lado para tod@ tipo de lectores. Es, además de todo lo contado, una introducción perfecta a la genial obra de Italo Calvino, autor de otras joyas como Las ciudades Invisibles o los dos relatos que componen junto con El Barón Rampante la Trilogía Nuestros antepasados: El vizconde demediado y El caballero inexistente. Tras su lectura, de alguna manera he sentido siempre a mi lado las presencias cálidas, mágicas y profundamente humanas del gran Cosimo de Rondó y de Italo Calvino, su creador.

El barón rampante, de Ítalo Calvino

El barón rampante de Ítalo Calvino es un libro delicioso y altamente recomendable. Sus amenas 240 páginas ofrecen múltiples lecturas, …

Leer más →
a propósito de Niza

A propósito de Niza

El cineasta Jean Vigo vivió 29 años. En doscientos minutos se contiene toda su obra artística y revolucionaria; dos mediometrajes, …

Leer más →

Django Reinhardt: sonríe el gitano de ocho dedos

La música de Django Reinhardt habla en el idioma del carromato, de la bohemia y del nómada mutilado. Nos seduce …

Leer más →
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad