Léase en voz alta

Pero sin gritar. Vocalice bien cada palabra, dando mayor énfasis a “yo” y “sin ti”. En caso de ser posible, acompáñese el recitado con algún gesto comedido pero enérgico. La luz de las velas y una botella de Oporto no son imprescindibles aunque si aconsejables. En cuanto a la música de fondo, queda a discreción del […]