Marilyn salió descalza de madrugada con la maleta llena de certezas usadas y adioses nuevos. Sin titubeos paseó las aceras mancilladas en dirección norte. Le habían nacido alas.

A pesar del clima, consideraba ideales para su propósito los horizontes limpios del cabo. Tarareaba bajito una canción, y sonreía. Compró el ticket y subió al autobús mirando su asiento como a una casa nueva.

Amanecía cerca de la costa y Marilyn Pomez observaba la vida a través de la ventanilla. El paisaje se deshace cuando lo ves en movimiento, el futuro se acerca, se hace presente y se convierte en pasado a 90 millas por hora.

Traqueteos, tambaleos, curvas y pendientes: el autobús navega la ruta y lleva dentro un ángel recién nacido. Marilyn baja, ha llegado. Sostiene su maleta, se arregla el pelo, mira al mar y, por fin, vuela.

El lindero, Iquitos

Publicado por Alvaro Urkiza

Transeúnte, surfista, escritor, persona.

Participa en la conversación

10 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: