El peregrino solista camina hacia su objeto de adoración. En la caminata solitaria está la expiación de sus culpas y el favor a sus deseos. El peregrino duda, pero solo un poco, siempre cuando se detiene. Ya se sabe: peregrino que duda no camina.

Ideas peregrinas le rondan la cabeza, a pesar de todo. Se cuestiona a veces la excesiva duración de su romería particular, el posible extravío y la identidad de su destino. Porque su revelación cegadora fue una epifanía breve, casi telegráfica, que le dejó convencido de iniciar la marcha del desapego y a la vez ignorante de en pos de qué partía.

Ya son dos años desde el primer paso que, como dicen, es el más importante. Hay mañanas en que el reflejo del sol en el rocío o el canto de unos pájaros le devuelven la fuerza y la fe que impulsa su ruta hacia la trascendencia. Y es que el peregrino sabe, confía, espera que allá detrás, al final del camino, estén la verdad y la salvación. Aunque lleve dos años caminando en círculos.

Publicado por Alvaro Urkiza

Transeúnte, surfista, escritor, persona.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: