Salud contemporánea, Alvaro Urkiza

Noticia de contraportada, crónica ficticia, documental no estrenado. Esta historia se enciende abajo, en las calles, en las esquinas, con nombre falso, con prisa y adoquines, con horario de cierre y orificios de apertura, con servicio de limpieza y bocas de metro, manos de mendigo, culo de carterista y piernas de viajante. Viaja en transporte municipal regalando bonos dorados para la resignación abyecta de la tercera oportunidad.

Esta historia sucede cuando la justicia es noticia; estas cosas nos pasan en calles envueltas en plástico que sostiene la empleada, cuando vamos de compras amotinadas. Estas cosas nos pasan por haber bebido cócteles de lava y por esnifar reyertas, por soñar reviviendo represiones de antaño, disparos de hoy, tiritos del mañana.

fuego

De leer prensa escrita nos viene, de ver telediarios, de tener conexión y no tenerla, de querer vivir fuera, de perseguirnos el rabo en la jaula del ecologista incoherente. De huir de todo eso y de bares y barricadas juntas y bien revueltas, de elementas insatisfechas pero beligerantes y de resignadas impacientándose. De histeria social y control allá arriba.

En que nada cambia a peor, solo es la impunidad que se termina. Sin miradas engañadas vamos hoy despertando, en el fuego otra vez y en el humo y en la patada y el grito y en la rabia y en no saber contra quien pero sabiendo. Vomitando destino, sintiendo que esta historia es humo y es reflejo y es espejo. Aunque la transmiten en penumbra, distinguimos ya bien los hilos y la red del truco.

Cuéntame un cuento, Alvaro Urkiza

Los dobles en la pantalla gritan estribillos, mantras de la familia y del fracaso, subterfugios nobel. Los miramos y reímos, no creemos pero sí nos asustamos. Sucede todo de repente, velocidad y disparos, huyen hormigas llorando y tú, tan macho y tan caduco, en la terraza borracho y gritando que ya bajas, y dices: si al menos sirviera para algo. Si las cosas cambiaran, si mañana fuese portada mi rostro ensangrentado, mi nombre, mis iniciales al menos. Si al menos mañana.

Sunny Paciencias, Alvaro Urkiza

Publicado por Alvaro Urkiza

Transeúnte, surfista, escritor, persona.

Participa en la conversación

2 comentarios

    1. Gracias, Enrique. Me alegra que te guste porque este texto salió casi del subconsciente, de un “tirón”, y a veces las letras que nacen así depués soportan mal la mirada del autor, no aceptan la revisión y se muestran orgullosas tal y como surgieron. Con lo bueno y tambien lo malo que puedan tener dentro. Por lo visto, en este caso, se salva el resultado. Gracias otra vez y un saludo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: